‘René Lavand, el mago al que le sobra una mano’, por Carlos Herrera

“No hay nada más aburrido que la verdad. Eso asegura René Lavand, el mago argentino que con una mano es capaz de elevar la mentira de la magia a un paraíso exclusivo y secreto. Con la más pequeña de las articulaciones de su mano crea más prodigio que la mejor y más perfeccionada de las máquinas industriales: perdió su brazo derecho siendo un niño y hubo de buscarse el acomodo mediante el único que le quedaba -«también» soy algo sordo, suele decir- para desarrollar una técnica inusitada en la cartomancia, exasperantemente fugaz a los ojos de su público y sorprendentemente lenta como para llevar la imposibilidad a su límite más extremo. Pero más allá de su habilidad para mezclar cartas, separarlas por colores, barajarlas y reconocerlas de memoria -y todo eso, manco-, el show de Lavand, que es mago de cercanía y no mago de grandes espectáculos tipo Copperfield, está en su palabra, en su puesta en escena, en su guion deslumbrante, completamente argentino, medido por la perfección brillante de un platense viejo lobo de ochenta y tantos años con excelentes recursos dramáticos. Lavand suele recitar siempre una coletilla imprescindible en sus espectáculos: «No se puede hacer más lento» y, efectivamente, la «lentidigitación» -en lugar de «prestidigitación»- es una realidad imposible de aprehender, aun bien de romper una norma elemental de la magia de proximidad consistente en no hacer nunca el mismo efecto dos veces ante el mismo público. Lavand lo hace, sin ningún tipo de problema. […]”

[Carlos Herrera, periodista]

Así comienza el periodista Carlos Herrera una de sus columnas en el XLSemanal, tras haber presenciado el espectáculo de René Lavand el pasado día 24 de enero en el Club Pasión Habanos de Sevilla, donde tomamos esta foto. El artículo completo lo tienes aquí, léelo porque no tiene desperdicio.

Tags: ,

Los comentarios estan cerrados.

Deje una respuesta